lunes, 27 de junio de 2016

IGLESIA DE SANTA MARíA.

EL RETABLO MAYOR.



El Retablo está dedicado a la advocación de la Asunción de la Virgen y narra los pasajes principales de la vida de la Virgen María.

Se construyó entre 1652 y 1661, participando en la obra varios profesionales de la talla y de la escultura, así como, posteriormente, artistas del estofado[1], el policromado y el carnado[2].

Adaptado al ábside del templo, mide 13,5 metros de alto por 10,40 de ancho, tiene una gran riqueza cromática con dorados magistrales y una diversidad amplísima de estofados, sin lugar a dudas su calidad pictórica está fuera de lo común realizada por Juan Lobera y sus hijos Jusepe y Francisco.

Adoración de los Reyes

Adoración de los Reyes. Detalle de policromado y estofado de diversos vestidos

Adoración de los Reyes. Detalle de policromado.
Asunción de la Virgen

Asunción de la Virgen. Detalle del policromado y estofado del vestido y manto.

San Roque

San Roque. Detalle del estofado de la esclavina.

San Roque. Detalle del estofado de las polainas.

San Nicasio

San Nicasio. Detalle del policromado de la capa pluvial.

Resulta curioso que además del demonio vencido por San Miguel en el remate del retablo, podemos encontrar algunas otras caras de demonios entre la decoración de temas vegetales y querubines que adorna los fustes y frisos.

San Miguel victorioso sobre el demonio





Fotografías: J. Martín

PARA SABER MÁS:

MARTÍNEZ GARCÍA, Francisco. "Inventario de Ateca Civil y Religioso de Arte Mueble, Documentográfico, Ropajes y Orfebrería". Ateca nº 6. 2006

MARTÍNEZ GARCÍA, Francisco. Iglesia Parroquial de Santa María de Ateca en Alazet nº 11 Edición especial 2011.

BLACOS SÁNCHEZ, Jesús. "Pasado y presente de la Muy Ilustre Villa de Ateca". 2010


[1] Técnica que persigue imitar los tejidos de brocado. Tras la preparación de la madera tallada se aplica el pan de oro o de plata y sobre éste se aplica el color a base de óleo o al temple para, finalmente, raspar la pintura y dejar a la vista el oro o la plata del fondo. La palabra deriva del italiano stoffa, tela.
[2] Técnica que intenta imitar con la mayor fidelidad posible el color de la piel humana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario